Nosotras y nosotros, artistas, activistas y participantes de la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo en la ciudad de La Habana entre el 24 y 28 de enero de 2023, manifestamos a la opinión pública internacional lo siguiente:


➢ En la búsqueda de alternativas de resolución de conflictos basados en criterios de inclusividad e integración armoniosa y justa entre los pueblos;
➢ En la búsqueda de la construcción de modelos de convivencia que desplacen el actual paradigma hegemónico basado en la acumulación, el terror y la mercantilización de la VIDA;
➢ E, inspirados en la ética martiana;

DENUNCIAMOS


1. La histórica situación de violencia estructural y directa por la cual atraviesa el pueblo peruano discriminado por siglos como, por ejemplo, los pueblos del Sur Andino, Norte, Centro y Oriente así como los cordones de pobreza y extrema pobreza de Lima, ciudad capital;

2. Según informe de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos así como de la Defensoría del Pueblo del 25/01/23, sobre hechos sucedidos a partir del 11 de diciembre del 22, el asesinato de 46 civiles como resultado del uso de la fuerza por policías y militares; la muerte de 10 personas como resultado de los bloqueos de carreteras y un policía fallecido. Entre los 56 fallecidos se registran 9 menores de edad. Al día de hoy suman 62 las víctimas en su mayoría civiles.

3. La masacre por medio del uso arbitrario de la fuerza teniendo como resultado 46 ejecuciones extrajudiciales y 912 civiles heridos así como el uso de municiones prohibidas para el control de multitudes como el uso de perdigones de metal calibre 00, canicas de vidrio y balas, fusiles automáticos como AKM usados por la Policía Nacional del Perú y fusiles GALIL en el caso del ejército. De igual forma, denunciamos el uso de bombas lacrimógenas lanzadas directamente al cuerpo no solo de los manifestantes expresados de forma pacifica, sino de transeúntes, personal médico y periodistas en el acto del ejercicio de sus funciones.

4.Torturas y tratos inhumanos y degradantes así como casos de violencia sexual por parte de la Policía Nacional del Perú. Como ha sido el caso de una ciudadana en situación de detención y de mujeres manifestantes y estudiantes detenidas durante la invasión de la Universidad Nacional de San Marcos el pasado 21 de enero. Todo esto nos recuerda el más cruel método de represión y aniquilamiento de las fábricas de exterminio como fueron las Escuelas de las Américas, el Comando Sur y el Plan Cóndor en época de la peor barbarie dictatorial por la cual atravesaron nuestros pueblos y nos oponemos al espejismo de su reaparición. La paz armada es la paz de los cementerios y esto no es democracia ni menos aun resultado de la cultura del Sumaq Kawsay o Sumaq Qamaña (Buen Vivir integral) de los pueblos originarios como el quechua y el aymara;

5. La violación de derechos indígenas y discriminación con profunda carga racista y sexista en la actuación de las denominadas fuerzas del orden.

6. Las agresiones a defensores de los derechos humanos así como de sus domicilios y locales de trabajo siendo presentados por un medio de comunicación e investigados por la policía como integrantes de una organización criminal;

7. La ruptura de la paz nacional que genera esta situación de irrespeto de los acuerdos internacionales de derechos humanos suscritos por la República del Perú.

8. Y, una vez más, la cómplice intervención de organismos de la región como la OEA que en otras situaciones hubiese ya aplicado la Carta Democrática Interamericana. El actual régimen dista de ser un digno representante democrático del sentir de la mayoría del pueblo indignado;

Por lo expuesto:

EXIGIMOS


1. El cese inmediato de la militarización como método errado de negociación y resolución de conflictos;

2. El cese de la estigmatización generalizadora de terrorismo, de la justa protesta social, omitiendo, antidemocráticamente, el respaldo y las garantías constitucionales que dichas manifestaciones cuentan a su favor;

3. El respeto a las demandas de la sociedad civil, como el adelanto lo más pronto posible de las elecciones, sin esperar al 2024, lo cual hará posible el estado de tregua que tanto se requiere para entablar el diálogo anhelado;

4. Finalmente, la aplicación del todo el peso de la ley y la censura moral sobre los y las responsables de todas las acciones contra derecho mencionadas lineas arriba, empezando por las responsabilidades señaladas en las altas esferas de los poderes públicos.

SOMOS PUNO, SOMOS PERÚ Y SOMOS CADA PUEBLO QUE LUCHA POR UNA VERDADERA PAZ SOSTENIBLE CON JUSTICIA SOCIAL Y AMBIENTAL

¡NI UN ASESINATO MÁS!

La Habana, 26 de enero de 2023

Firmado por más 80 participantes de 12 paises.